Áreas terapéuticas prioritarias en Oncología

Explorar nuevos enfoques y mecanismos de acción para frenar el cáncer.

Terapias basadas en proteínas

La ingeniería proteica se refiere al diseño y construcción de proteínas sintéticas que tienen una función deseada.[1]

Moléculas pequeñas

Las moléculas pequeñas son compuestos que tienen efecto sobre la actividad celular y se desarrollan como tratamientos. Pueden utilizarse para llevar a cabo la reprogramación, la autorrenovación o la diferenciación de varias funciones celulares de las que dependen las células cancerosas para crecer y sobrevivir. Como parte de nuestra investigación, nos esforzamos para crear nuevas moléculas con características específicas cuyo objetivo es el de bloquear el crecimiento y/o la propagación de las células cancerígenas. [2]

La apoptosis, también conocida como muerte celular programada, es un proceso natural esencial que elimina las células dañadas, innecesarias o peligrosas del cuerpo. Cuando una célula experimenta el proceso de la apoptosis, se fragmenta y los trozos pasan a ser consumidos por otras células, que protegen al cuerpo ingiriendo el material de desperdicio, los microrganismos dañinos y otros materiales extracelulares. [3]  En las células normales, la apoptosis tiene lugar en una secuencia de acontecimientos moleculares y viene dada por estrés celular o por lesión.[3]

Tratamientos biológicos

Los tratamientos biológicos son sustancias derivadas de organismos vivos o versiones de dichas sustancias creadas en laboratorios. La inmunoterapia, que no apunta directamente a las células cancerosas, es el nombre más conocido para el tratamiento biológico que estimula el sistema inmunitario del cuerpo, para que este actúe contra las células cancerosas. Otras terapias biológicas, como los anticuerpos, atacan a las células cancerosas directamente e interfieren en procesos celulares específicos involucrados en el crecimiento y la progresión del tumor. Investigamos y desarrollamos ambos tipos de tratamiento.[4]

Tecnologías combinadas

Una manera de mejorar el potencial terapéutico de los anticuerpos es combinarlos, o “conjugarlos” en medicamentos de bajo peso molecular, que unen la capacidad de los compuestos para abordar un antígeno específico con el beneficio potencial de un medicamento de combinación. [5] Otra forma de mejorar el potencial terapéutico de los anticuerpos es utilizar una tecnología que permita la generación de un anticuerpo dual específico para combatir dos antígenos (también conocidos como anticuerpos de dominio dual variable). [6]

Conocer más sobre nuestra investigación y desarrollo pionero en oncología

 

[1]Turanli-Yildiz B, Alkim C, Cakar ZP. Protein Engineering Methods and Applications. Protein Engineering. 2012;ISBN 9789535100379:33-58. Source

[2]Discovery of small molecule cancer drugs: Successes, challenges and opportunities, Mol Oncol, Aprio 2012;6(2):155-176.

[3]Alberts, B., Johnson, A., Lewis, J., Morgan, D., Raff, M., Roberts, K., & Walter, P. (2015). Cell death, Molecular biology of the cell (6th ed.). (pp. 1021-1034). New York, NY: Garland Science.

[4]National Cancer Institute FactSheet, Biological Therapies for Cancer: http://www.cancer.gov/cancertopics/factsheet/Therapy/biological , accessed April 29, 2014.

[5]Sassoon I, Blanc V. Antibody-drug conjugate (ADC) clinical pipeline: a review. Methods Mol Biol. 2013;1045:1-27.

[6]Eigenbrot, C. & Fuh, G. Two-in-One antibodies with dual action Fabs. Current Opinion in Chemical Biology. 2013; 17: 400-405.